Un rival durísimo

27

Cuando nos sentamos con tranquilidad a hojear viejos cuadernos y libros históricos, encontramos que Barracas Central siempre ha sido un rival durísimo para Platense. Vale la pena recordar que los barraqueños se sumaron al fútbol amateur en la segunda década del siglo pasado.

El primer partido se jugó en 1920 y Platense superó a Barracas por 2-0 con goles de Lolato, en la vieja cancha de Manuela Pedraza y Crámer. Entre ese enfrentamiento inicial y el comienzo del profesionalismo, se midieron en 13 ocasiones, con 5 triunfos de Platense, cuatro empates y cuatro de su rival. Desde la victoria Calamar por 2-0 en 1930 hasta 2010 pasarían ochenta años sin que pudieran jugar entre sí.

La larga historia de Platense en Primera A, sus participaciones en la vieja Primera B entre 1955/64 y 1971/76 además de la participación en la B Nacional lo alejaron de Barracas Central, hasta que se encontraron en la nueva Primera B Metropolitana el 2 de octubre de 2010, empatando sin goles en Vicente López. Pasaron ochenta años…

En la pequeña historia de los últimos cuatro años, Barracas sacó una pequeña ventaja: ganó 2 partidos contra uno de Platense y cuatro empates. Eso sí: nunca ganó en Vicente López, donde se produjeron una victoria Marrón por 1-0 en 2011, con gol del delantero Alexis Blanco y un nuevo empate sin goles.

Sumando amateurismo y profesionalismo, el resumen señala que jugaron 20 partidos, con 6 triunfos de Platense, 8 empates y 6 victorias de Barracas Central. Parejo, durísimo. Un rival de cuidado. Según la historia, claro.