El conjunto del “Cholo” Vázquez recibió al “Ciclón” de Boedo en su segundo amistoso previo al inicio de la Liga Nacional y cosechó otra victoria en lo que va de la pretemporada. Esta vez por 81-66. El partido se caracterizó por ser muy intenso en el principio y el claro dominio de Platense en la segunda mitad. Las figuras fueron Julián Morales con 17 puntos y De Marco Owens anotando 14 tantos. El próximo sábado por la noche se medirá ante Gimnasia de Comodoro.

A diferencia del choque anterior contra Oberá TC, Platense en este partido comenzó motivado, con un alto grado de intensidad en ambos lados y muy buena efectividad en los tiros. El juego del “Marrón” se fundamentó desde la defensa, con un buen traspaso al ataque desde las transiciones rápidas, buena circulación de balón y lastimando desde el perímetro. El “Cholo” planteó un quinteto inicial bajo y rápido, que instantáneamente surtió efecto en los primeros momentos del duelo con una racha de 9-2. No obstante, el “Cuervo” no se quedó de brazos cruzados y trató de competir de igual a igual con triples y una similar dinámica de juego. El resultado al final del cuarto fue en favor del local por 26-19.

 

El “Calamar” continuó siendo punzante en las dos facetas del campo hasta conseguir otra racha de 12-5 (38-24) al promedio del segundo apartado. Emmanuele Quintans se vio obligado al tiempo muerto y tratar de cambiar la sintonía del duelo. La defensa “azulgrana” mejoró, ya que solo recibió 6 puntos al culminar los minutos restantes previos al descanso. El duelo tuvo un notable desnivel de energía y un reflejo de cansancio en los jugadores de los dos equipos. El marcador al entretiempo fue de 44-32 para Platense.

La baja de efectividad y la aparición de errores defensivos fue una constante para los dos planteles durante los primeros minutos de la segunda parte, pero pasando la mitad del periodo “Tense” se reencontró con el carácter que mostró en el primer cuarto. La buena movilidad en ataque y el goleo repartido acrecentaron la ventaja del equipo de Vicente López hasta transitar en los 21 puntos. El tablero cerró en 63-47.

La sintonía al último y definitivo siguió en la misma rienda, al punto que Platense obtuvo la máxima diferencia del choque de 23 tantos. Luego, el partido se tornó distinto, ya que ambos conjuntos rotaron el banco y participaron los jóvenes valores de cada plantel. El tanteador final del encuentro fue 81-66 para los dirigidos por Alejandro Vázquez, que con el pasar de los entrenamientos y partidos encuentran un interesante estilo de juego y buena química de equipo.

Crónica: Ignacio Ruggeri || Fotos: Gonzalo Colini

Departamento de Prensa C.A. Platense