Un arsenal de goles

159

En condición de local, Platense goleó a Arsenal 3-0 con momentos de gran fútbol. Hernán Lamberti, de tiro libre, abrió el marcador, luego Cristian Tarragona, en dos ocasiones, sentenció el partido. El “Calamar” pegó en los momentos justos y se llevó un triunfo que lo deposita en puestos de reducido, además de provocar el aplauso sostenido de los hinchas.

El equipo titular de Platense que goleó como local a Arsenal por 3-0. Arriba: Facundo Curuchet, Nahuel Iribarren, Jorge De Olivera, Cristian Tarragona, Abel Luciatti, Gianluca Pugliese. Abajo: Ezequiel Gallegos, Nicolás Morgantini, Hernán Lamberti, Marcelo Vega, Juan Infante.
Curuchet jugó su primer partido como titular tras superar la lesión sufrida ante River por la edición anterior de la Copa Argentina. El 7 jugó 70 minutos y se retiró ovacionado por todo el estadio.

 

A los 7 minutos de partido, Hernán Lamberti clavó su tiro libre en el ángulo izquierdo de Maximiliano Gagliardo, que se estiró y no llegó a desviar el remate. De esta espectacular manera, el volante marcó su primer gol con la camiseta del “Calamar”.

 

En el entretiempo del partido se le realizó un homenaje al legendario arquero Carlos Biasutto, que vistió la casaca marrón y blanca en 249 oportunidades entre 1980 y 1986, siendo el jugador que más encuentros disputó en la institución en Primera División.

 

En el inicio del segundo tiempo, Platense asestó el golpe definitivo para cerrar el partido. A los 3 minutos, gran habilitación de Elías Borrego (que había ingresado por Pugliese en el inicio del complemento) para dejar a Cristian Tarragona mano a mano con el arquero, y definir al gol. El “Calamar” se ponía 2-0.

 

Festeja Tarragona, festeja Platense. El delantero llegó a los siete goles con la camiseta del “Calamar”.

 

Sobre el final del partido, Platense se aprovechó de un Arsenal volcado al ataque y le puso cifras finales al partido. De Olivera contiene un centro, saque largo para Tarragona que la peleó, la ganó y definió ante el achique de Gagliardo, para desatar los festejos en la nublada tarde de Vicente López.